ENTRE ABUELAS Y REYES

De la mano de Ekaré, os traigo dos historias poco convencionales y al mismo tiempo divertidas, originales, sugerentes e imaginativas.

“Memorias de una abuela apostadora”

La abuela de esta historia no es como las demás.  Al menos no es la imagen al uso que tenemos de todas las abuelas.

O ¿acaso conocéis muchas abuelas que enseñen a jugar al póker a su nieta? ¿o que les cuenten a sus nietos qué hacer en caso de que los cosacos invadan su casa?

dayal-kaur-khalsa-ekare-memorias-de-una-abuela-apostadora-2

Claro, es que esta abuela nació en Rusia y huyó a América hasta que desembarcó en Brooklyn, Nueva York. Y luego empezó a tocar la balalaika y Luis, el plomero, se prendó de ella y le pidió que se casaran. Y todo eso marca…marca la diferencia. Porque juntas iban al cine, a la montaña rusa y a tomar a restaurantes chinos.

dayal-kaur-khalsa-ekare-memorias-de-una-abuela-apostadora-4

Resulta que el abuelo consiguió trabajo reparando cañerías para un gángster muy importante. Y ocurrieron más cosas hasta que esta abuela y esta niña empezaron a pasar muchas horas juntas. La abuela tejía y tejía; chales, bufandas, medias…Y mientras le daba consejos, ya sabéis poco convencionales…

dayal-kaur-khalsa-ekare-memorias-de-una-abuela-apostadora-3

De esta manera, se fue conformando esta familia tan especial, al menos así se lo contó la abuela a su nieta, y, al menos, así lo recuerda la pequeña…Por encima de todo, recuerda que a su abuela lo que más le gustaba era apostar y ganar, para eso era una abuela apostadora.

dayal-kaur-khalsa-ekare-memorias-de-una-abuela-apostadora-5

Espero que disfrutéis con este refrescante y entrañable relato sobre las memorias de una abuela que no era como las demás…

Edad recomendada de 6 a 8 años.

PeqReyRepostero-P300

“El pequeño Rey” Maestro Repostero

Y otra historia diferente. Este Rey, a simple vista, tampoco es como los demás…Y, muy importante, queremos saber más sólo con ver la portada, una portada que invita a entrar como si fuéramos a mirar por unos prismáticos. Enseguida surgen las ganas de navegar por más páginas, todo un logro.

El Pequeño Rey está harto de comer compotas, quiere cocinar nuevos platos y se busca unos pinches un poco pecualiares: ¡bichos!

javier-saez-castan-ekare-pequeno-rey-repostero-a

Lo más alucinante es como esos cocineros-bichitos se van convirtiendo en ingredientes para pasar a ser croquetas, albóndigas

javier-saez-castan-ekare-pequeno-rey-repostero-b

Pero ya la transformación es total cuando esos primeros cocineros, luego ingredientes pasan a ser ¡comensales!

javier-saez-castan-ekare-pequeno-rey-repostero-c

Y el Pequeño Rey, Maestro Repostero, de nuevo tiene que volver a comer ¡compota!

javier-saez-castan-ekare-pequeno-rey-repostero-d

Una historia impregnada de matices y metamorfosis, pero, sobre todo, un canto al juego tanto en la creación literaria con el la lectura. Una invitación a investigar, a probar otras formas, otros modos…Una invitación a reír y a sonreír.

javier-saez-castan-ekare-pequeno-rey-repostero-e

Recomendado a partir de 4 años aunque ya con 2 disfrutarán muchísimo de los juegos de palabras, exclamaciones, onomatopeyas…¡Puede ser una fiesta contar este cuento en voz alta!

www.ekare.es